¿Puedo reciclarlo?

PREGUNTAS FRECUENTES

¡A todos! La primera ley que nos obliga a reciclar entró en vigencia en Connecticut el 1.° de enero de 1991. A partir de esa fecha, se ha promulgado una serie de reglamentaciones y leyes que aumentan los tipos concretos de productos y categorías que se han designado para reciclaje. Estos incluyen: botellas, latas, cartón y papel periódico. Las leyes de reciclaje de Connecticut se aplican a todos los negocios, hogares, instituciones y entidades gubernamentales del estado. clic aquí para enterarse de más detalles.

Si bien algunos muicipios les ofrecen el servicio de basura y reciclaje a pequeñas residencias multifamiliares (edificios de 2 a 4 unidades), la mayoría de edificios de apartamentos, asociaciones de condominios y negocios tienen que contratar directamente con un servicio de transporte para que se encargue de la basura y el reciclaje. La ley exige la “separación en la fuente”, lo cual significa que uno tiene que separar lo reciclable de la basura en el sitio donde se generan. El transportador no puede separarlo más adelante si lo reciclable se ha mezclado con la basura. Además, por ley, el transportador tiene que ofrecerle ambos servicios: el de basura y el de reciclaje.

Reciclaje según el número: los plásticos marcados del #1 al #7
Más y más de nuestros empaques cotidianos están hechos de plástico. Estos materiales muchas veces vienen marcados con números y la flecha perseguidora o un triángulo que usamos nosotros, los consumidores y residentes, para averiguar si algo se puede o no se puede reciclar. No obstante, estos números no van dirigidos a nosotros ni nos ayudan a clasificar si algo se recibe o no para reciclar.

No todos los plásticos son iguales.
Los empaques de plástico, incluidos los recipientes tales como botellas, botes, y jarras; o las láminas o películas de plástico, tales como las bolsas, envolturas o plásticos flexibles como las bolsas asépticas, poseen propiedades diferentes. Estas propiedades, que incluyen la temperatura a la cual se derriten, su resistencia a los impactos, su elasticidad y fuerza, crean la necesidad de reciclarlos por separado (es decir, sin mezclarlos).

La industria del plástico creó el sistema de codificación identificadora de resinas (RIC: Resin Identification Coding System) para uso de la misma industria. Nunca tuvo por fin constituir un símbolo de reciclaje que les ayudara a los residentes a distinguir cosas reciclables. Estos números a menudo contribuyen a la confusión que existe entre los residentes sobre el reciclaje de plásticos. Los coordinadores municipales comenzaron a usarlos pero es mucho mejor utilizar términos descriptivos que les ayuden a los residentes a entender qué se puede reciclar y cómo.

Los números confunden
Un buen ejemplo de la confusión que pueden crear los números se ve en los frascos de detergentes para la ropa y las bolsas plásticas. Ambos tienen el mismo número RIC (#2) que representa el plástico de polietileno de alta densidad (HDPE), pero la recolección y el reciclaje definitivo de estos artículos es diferente. Las bolsas se dirigen a la recolección por minoristas en lugar de ser recogidos por los camiones de basura y a la postre pasan por procesos que son diferentes de los que se usan para los frascos y las botellas.

Los empaques están cambiando
Hoy por hoy, en general, compramos menos recipientes de vidrio. Nuestras botellas plásticas y latas de aluminio se están volviendo más livianas. Más alimentos ahora vienen en bolsas flexibles asépticas (en inglés les dicen pouches). Dados todos estos cambios, no podemos fiarnos en el sistema RIC para ayudarles a los residentes a entender con claridad qué deben reciclar y cómo deben reciclarlo.

Connecticut forma parte de un esfuerzo de alcance nacional
Se ha emprendido una iniciativa nacional para mejorar la educación sobre el reciclaje de plásticosLa iniciativa se enfoca en el uso de imágenes y términos descriptivos claros. Los números RIC solo se usan cuando se reciben artículos limitados o para transmitir una exclusión en el programa. Al fin de cuentas, produce menos confusión decir “Recicle sus botellas y recipientes” que decir “Recicle los plásticos marcados del #1 al #7”. Si se usan solo los números RIC, es posible que los residentes piensen que tienen que saber más acerca del plástico de lo que saben. Esto, a su vez, puede llevar a menos participación en el reciclaje o a reciclar de manera incorrecta, como por ejemplo, tirar todo lo que es de plástico en el contenedor.

La encuesta dice…
Durante varios años, los integrates de la industria del plástico vienen dirigiendo un proyecto para ayudar a mitigar la confusión en el reciclaje de plásticos. Grupos de la industria han colaborado y apoyado el uso de imágenes y términos desriptivos en la educación sobre el plástico. En una encuesta que se llevó a cabo al inicio del “proyecto de terminología”, se vio que la mayoría de los 129 que respondieron a la encuesta opinó que el uso de términos sería una mejora por sobre la educación acerca del reciclaje sobre la base de números.*

Los resultados de una encuesta de residentes en Greensboro, NC* demostraron que cuando el municipio ponía “Plásticos 1-2” en sus materiales educativos para indicar que se recibían artículos reciclables tales como botellas de gaseosas y recipientes de leche, una tercera parte de los residentes no entendió que eso era lo que se recibía en el programa municipal de reciclaje. Por consiguiente, el municipio de Greensboro modificó sus planes de formación de manera que usaran imágenes y términos descriptivos que mostraran exactamente qué debía ir en los contenedores en lugar de usar los mensajes anteriores que decían “Todos los plásticos del 1 al 7”.

La campaña de RecycleCT de Qué VA y Qué NO VA también se vale de imágenes y términos descriptivos para ayudar a educar a los residentes consumidores y animarlos a reciclar botellas, frascos y jarras de plástico y vidrio, latas de aluminio y latón, y botes, jarras y vasos y tazas de plástico.

*MoreRecycling: www.morerecycling.com, 2014

Para ver información adicional, visite Recycle Your Plastics un sitio web creado por el American Chemistry Council y More Recycling que incluye consejos y recursos, las mejores prácticas y acceso fácil a expertos y pares en el mundo del reciclaje de pásticos. Es un sitio creado para profesionales del reciclaje.

Todos los municipios tienen ordenanzas locales que exigen el buen manejo de los artículos reciclables obligatorios. Las comunidades locales cuentan con el poder para hacer acatar estas ordenanzas municipales de reciclaje, basuras y botaderos ilegales. Si hace clic aquí podrá leer una serie de cartas modelo relacionadas con el cumplimiento de los reglamentos de reciclaje.

Comuníquese con el coordinador local de reciclaje en el ayuntamiento o en el Departamento de Obras Públicas de la localidad. Muchos municipios también tienen sitios web en los que se puede leer esta información. Si reside en un edificio de apartamentos o en un complejo de condominios, debe comunicarse con el transportador de basura/reciclaje o deberá conseguirse su propio contenedor.

En Connecticut, desechamos alrededor de 4 libras de basura por residente, por día. El resto lo reciclamos. Eso significa que cada uno de nosotros genera alrededor de ¾ de tonelada be basura al año que se tiene que quemar o enterrar.

A menos que su transportador tenga un camión dividido (y la mayoría no lo tienen) la basura y los reciclables se deben recoger por sseparado. Si observa que alguien esta combinando la basura con los reciclables, llame al ayuntamiento y pida que lo comuniquen con el coordinador local de reciclaje, o llame al Departamento de Energía y Proteción Ambiental marcando el (860) 424-3366 y presente una queja.

El reciclaje residencial mixto se recoge casa por casa o en los puestos de transferencia y se lleva a uno de cinco centros de recuperación de materiales que hay en Connecticut. MRF emplea personal y usa tecnología para separar los recipientes de aluminio, de latón y acero, de papel, de plástico y vidrio. Estos materiales se procesan y se embalan o colocan en cajas para vendérselos a fabricantes que los utilizan de materia prima para hacer productos nuevos.

Los reciclables se tienen que recolectar y luego se procesan y se despachan a compañías que los usan de materia prima para hacer productos nuevos. Cada paso del proceso implica su costo. Los ingresos para los materiales reciclados, que fluctúan al igual que el precio de cualquier otra materia prima, no siempre cubren los costos del procesamiento.

Participe en el día denominado Connecticut Recycles; puede coordinar un evento por donde usted reside. El día de Connecticut Recycles se lleva a cabo cada 15 de noviembre. Para ver más detalles, visite el sitio web de Connecticut Recycles Day.

La mayoría de la basura generada en Connecticut a nivel residencial se envía a uno de los cuatro centros de recuperación de recursos que hay en el estado. En estas plantas se incinera la basura como combustible para generar electricidad. Las cenizas que se producen se entieran en terraplenes con revestimientos de diseño especial. Estas plantas tienen controles modernos para reducir las emisiones al aire que resultan del proceso de combustión.